Venezuela: el fracaso del socialismo y un nuevo paradigma tecno-económico mundial

Estas últimas semanas vivimos unos de los episodios más difíciles de nuestra historia democrática, detonado en parte por una enorme crisis económica y social.

El estado, que se empeña en forzar la fase de transformación de la economía a un modelo social utilizando un enorme gasto público, azuzando la lucha de clases y con un control férreo de las instituciones, se distancia en su discurso del modelo capitalista basado en el libre mercado, la demanda global y las ecuaciones de la economía clásica. Con razón o sin ella, hay que ser eficiente y disciplinado para llevar a cabo semejante tarea, y esta claro que no lo han sido en absoluto.

Un cambio de paradigma económico no es algo que se decrete, sino una consecuencia natural de los hechos que lo circunscriben. Las revoluciones tienen un fuerte componente tecnológico que da pie al nacimiento de nuevas formas de interacción social y de producción…así ha ocurrido con la revolución industrial de las máquinas, la era de la locomotora, la producción en línea del automóvil y la era de las tecnologías de la información y comunicación. Intentar implantar operativamente un modelo socialista como el planteado por Marx requeriría de un concienzudo estudio de los nuevos conceptos productivos que están emergiendo a la luz de la era de la información para adaptarlos e incorporarlos…y consecuentemente el nuevo paradigma derivaría en algo totalmente diferente a la teoría marxista del siglo XIX.

Según la teoría del “cambio de paradigma tecnoeconómico” de la economista venezolana Dra Carlota Pérez, la economía mundial se mueve en forma de ciclos y actualmente estamos en medio de un gran cambio que minará las bases del modelo económico mundial que conocemos. Es un proceso casi natural llamado “destrucción creativa”.

Este nuevo paradigma económico sería diferente. Estaría basado en internet, los bienes de valor común, nuevos esquema comunicativos y en la colaboración desestructurada de individuos en redes virtuales, y estaría soportado por la enorme infraestructura comunicacional global que se ha construido estos últimos años. Casos como Linux, Wikipedia y RepRap son los primeros casos de colaboración global exitosa, producto de la sinergia ente colaboradores anónimos distribuidos a lo ancho del globo que han permitido concretar proyectos cuyo valor es difícil de cuantificar pero cuyo enorme beneficio es a todas luces innegable.

La teoría marxista hace referencia a la propiedad común de los bienes de producción, al valor de uso sobre el valor de cambio y a un sistema de producción organizada y cooperativa…pues bien, desde cierta perspectiva el nuevo paradigma emula varios de los aspectos de la teoría socialista…salvando toda la retórica inútil. Pero también requiere de un fuerte componente capitalista, pues depende de un entramado de empresas que den soporte al sistema y de instituciones gubernamentales que regulen los parámetros económicos cuando sea necesario, al estilo de modelos capitalistas como el neo-keynesiano.

Google y RepRap son el mejor ejemplo de ello. Los algoritmos de posicionamiento de Google están basados en las preferencias de los usuarios, así que de alguna manera son ellos quienes se encargan de jerarquizar los sitios web para Google…de una manera totalmente orgánica y colaborativa. Sin embargo, de no ser por la iniciativa privada y la enorme inversión de Google, es posible que esto no estuviera ocurriendo aún. RepRap por su parte es el primer caso de hardware colaborativo y viral que difunde el know-how para la fabricación de máquinas de manufactura aditiva, y que esta comenzando a crear toda una nueva tendencia. Empresas como Makerbot basada en este know-how público ha demostrado que se requiere un ecosistema dual colaborativo/propietario que permita dar empuje a estos proyectos y materializarlo en forma de productos fiables.

La vida dentro de este nuevo paradigma comienza a tocar muchas áreas de nuestra vida. Estas últimas semanas hemos visto como Twitter y Facebook nos han permitido construir una imagen de los sucesos ocurridos en nuestro país mediante una “nube de pequeñas noticias” que vistas de manera global nos permiten percibir la realidad como un todo. A falta de la información “mainstream” de los medios tradicionales, un enjambre de información multifragmentada creada de manera gratuita, anónima y colaborativa por cientos de personas nos ha permitido el acceso a información de una manera más rápida y cercana a los sucesos.

La crisis forma parte natural de los vaivenes económicos. Es una época de cambio que llevara inevitablemente a un nuevo paradigma económico. La dicotomía capitalismo/socialismo se enfrenta a un tercer modelo que debe ser inventariado como una nueva alternativa mundial más democrática y más participativa. En el futuro lejano, este nuevo modelo también se agotará e inevitablemente llevará a una nueva crisis y a la aparición de un nuevo modelo económico. La renovación es necesaria para avanzar.

Venezuela no será la excepción…mientras el tiempo discurre entre improperios y ataques al sistema capitalista, el mundo evoluciona rápidamente hacia nuevos esquemas que harán obsoletas las posiciones actuales. El estado está en el deber de rectificar rápidamente sus políticas económicas hacia un modelo sustentable y acorde con la era de la información, y de proyectar estrategias que definan nuestro rol dentro del nuevo paradigma tecnoeconómico.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s