Editorial: el reto de fabricar en Venezuela (solo para venezolanos)

ImagenHace un año nos propusimos la idea de fabricar, desarrollar y comercializar impresoras 3D en Venezuela…a pesar de todo. Podríamos haber optado por importar impresoras, pero elegimos el camino difícil porque creemos ciegamente en la manufactura y la producción como herramienta de desarrollo para el país, y en la educación técnica como semilla de cambio tecnológico.

Fabricar impresoras 3D o cualquier otro producto en Venezuela es un verdadero reto: mantener la continuidad de la cadena de suministro es una tarea monumental…podríamos escribir otro artículo al respecto, pero no es el punto. Queremos insistir en la necesidad de fabricar, de enfrentar las dificultades y emprender actividades de manufactura y producción. Eventualmente el cambio vendrá como una consecuencia natural…y será del tamaño de una catedral. El fenómeno chino es la prueba de ello. El mundo sigue su curso, cada vez más rápido y es cada vez más competitivo. Mantenernos vigentes depende de nosotros mismos, de todos.

El fenómeno global de la impresión 3D de código abierto es lo más importante que ha pasado quizá desde la aparición de internet. Pero no es por las impresoras 3D en sí, sino por la filosofía del movimiento que las difunde, que rompe con todo lo establecido y acerca la fabricación a las masas por primera vez en la historia contemporánea. La manufactura se democratiza y se hace social…sin retórica, sin galimatías. Eventualmente todos dejaremos de comprar pescado y aprenderemos a pescar.  RepRap nos ha enseñado el poder de la sinergia, el poder de unir esfuerzos individuales para lograr un cambio global a través del “saber hacer”. Creemos que el acceso libre a la información de fabricación es una fórmula que puede transformar el país a todos los niveles.

El “saber” es importante…lo hemos aprendido desde siempre en las escuelas y en las universidades. Pero “saber-hacer” es más dinámico, más práctico, más material. Es la aplicación del saber, convertido en producción de bienes de valor agregado, en empleo, en PIB, en exportación, en diversificación del petróleo, en riqueza. Una impresora 3D en cada escuela, en cada liceo, en cada universidad es una poderosa herramienta de cambio que pone el conocimiento técnico y el saber-hacer, al alcance de una generación completa de jóvenes.

Es un gran proyecto. Quién se identifica con nosotros?

Anuncios

2 comentarios en “Editorial: el reto de fabricar en Venezuela (solo para venezolanos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s