La era de los makers

Un maker es un “hacedor”…es quien fabrica, modifica o personaliza cosas porque quiere, lo disfruta y tiene el conocimiento para hacerlo. Visto así, todos tenemos algo de maker: saber hacer esa comida perfecta de la que presumimos y compartir nuestra “sabiduría culinaria” con amigos y familiares es bien parecido a lo que está pasando estos días a nivel mundial con la movida open-hardware.

20131027-165627.jpg

Mikey Sklar, un corredor de bolsa, se fabricó en su tiempo libre como maker este “chaleco ventilador”

De pronto, en webs como Thingiverse o Youmagine, han comenzado a compartirse planos e instrucciones de fabricación de miles de partes y productos, que ahora han dejado de ser cajas negras imposibles de descifrar. Eventualmente, ese conocimiento privilegiado de “saber hacer” que anteriormente era dominio absoluto de las compañías, estará disponible para todos. Fabricar una carcasa personalizada para nuestro teléfono, un repuesto para nuestro carro, o hasta una impresora 3D de órganos humanos estará al alcance de un click, cambiando para siempre la dinámica industrial que conocemos.

Lo que ocurrirá será que la manufactura estará cada vez menos en los galpones de las grandes compañías, y más en pequeños centros de fabricación en cada comunidad donde la gente irá para fabricar sus objetos según sus gustos y necesidades personales…o los fabricará en casa con su propia impresora 3D. Esto permitirá ahorrar costos de almacén y transporte e incluso contaminar menos.

Empresas como Nokia que ha liberado los archivos digitales de la carcasa de su Lumia 820 para que cualquiera la pueda fabricar, o la empresa Teenage Engineering que fabrica sintetizadores y ha publicado los archivos digitales de sus partes, son algunas de las que ya han comprendido el gran potencial de la manufactura personal distribuida y se han embarcado en el cambio. En su momento todas las empresas comenzarán a hacerlo.

20131027-162958.jpg

Carcasa impresa del Nokia Lumia 820

El esquema de productos producidos en masa para el consumidor promedio dejará de tener sentido, así como los estudios de mercado. Chris Anderson en su teoría “the long tail” predice que en el futuro surgirán nuevos modelos industriales basados en fabricar mucho de poco, donde las personas participarán de manera activa en la fabricación de sus propios productos y la alta personalización demandada no podrá ser abordada por las estructuras tradicionales.

Las diferencias entre la manufactura tradicional y la distribuida se basan en el traspaso del “know-how” a los usuarios. Tratamos de explicarlo aquí:

20131027-163203.jpg

Comparativa entre manufactura tradicional vs manufactura personal distribuida

El cambio está ocurriendo muy rápido pues el boca a boca virtual alcanza velocidades de difusión imposibles hasta hace unos años. Así, el hardware abierto se ha hecho viral, y los makers nos hemos puesto de moda. Piénsenlo…fabricar nunca fue tan divertido!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s